Los impresentables de la Democracia


El congresista Juan Díaz Dios era hasta hace poco la voz acusadora de la bancada fujimorista, hasta que se supo el error del viaje de un grupo de congresistas de su bancada a un evento de su lideresa. Fatal. Si revisamos un poco a quienes tenemos en la oposición, tendríamos que ver ahora a los apristas, porque del resto de grupos, no vemos alguien que de la talla.

Obviamente, personajes como Abugattas o Gamarra salen a matar a los opositores en falta para resaltar “su falta de capacidad moral”. El viejo truco.

En el Congreso actual hay muchos impresentables, algunos sancionados y otros no, pero la llave de su salvación es que si están en el Congreso es porque un grupo de gente los eligió a ellos directamente o a su grupo parlamentario. El mismo término de impresentable es irrelevante gracias a ese apoyo. Lo mismo sucede con el Presidente, quien alguna vez se quejó en Bogotá que la concentración de medios no lo dejaba avanzar en la Feria del Libro de esa ciudad. Si ganó las elecciones, nos lo tenemos que aguantar hasta el fin de su gobierno, porque si de repente no votamos por él, una basta mayoría si lo hizo y así es como funciona la democracia.

Otro ejemplo muy claro es la censura a Ana Jara, donde ella misma se quejaba, y se sigue quejando, de que ella no tenía la culpa y que gobiernos anteriores son tan responsables. Algo que se mencionó con frecuencia en el debate es que Montesinos hizo cosas peores en el SIN y por lo mismo, los fujimoristas no deberían acusar a nadie de nada, y que durante el gobierno de Alan también se hizo, así que los apristas tampoco deberían tener vela en el entierro que finalmente se dió.

En cristiano, no existen los impresentables en democracia mientras hayan sido elegidos por el pueblo, a menos, obviamente, que cometan una falta punible y por lo tanto, tengan que ser desaforados.

Incluso en estos días se está discutiendo la eliminación del voto preferencial, aunque eso es un decir, pues las reuniones en el Congreso están aún sin quorum. Es una paradoja completa y veamos porque.

No es que tenga una fijación con el Fujimorismo pero no tengo la culpa de que todos los casos se den con ese grupo. Cuando Martha Chavez fue elegida congresista, luego de la salida de Fujimori, logró la mayor cantidad de votos preferenciales  a pesar de tener un número muy bajo en la lista de candidatos de su partido. En otras palabras, una gran cantidad de gente votó por Martha Chavez específicamente, incluso por encima de las preferencias de su partido. Si es que no hubiera existido el voto preferencial, hubieran entrado los primeros puestos de su lista y ella hubiera quedado fuera en cualquier caso por tener el último número de su lista. Se demostró realmente la voluntad popular porque un voto preferencial no está sujeto a confusión, o a “arrastre”, es porque la persona realmente lo quiere hacer.

Sin el voto preferencial, los partidos políticos tendrán la responsabilidad de “decidir” por nosotros quienes deben entrar al Congresos y quienes no. ¿En qué forma es esto mas democrático? y ¿Cómo precisamente van a elegir los partidos el orden de los candidatos?

Veamos, a fin de evitar de que algunos candidatos inmorales compren o influencien a votantes para lograr una curul, debemos renunciar a nuestra capacidad de elegir entre los candidatos y rebelarnos al orden que nos imponen los partidos. De esa manera, los primeros puestos subirán de precio, pero al menos ya no tendremos a candidatos regalando becas para ganar votos. Seguro.

En conclusión, el día de hoy, si el Congreso está lleno de comeoros, comepollos, mataperros, robacables y otros, nuestra culpa es mayor gracias al voto preferencial. Y una vez elegidos, lo más democrático que puede pasar es que sientan la obligación de ponerse de acuerdo. Si es que se aprueba la eliminación del voto preferencial, ya podemos liberarnos de la culpa y tendremos el derecho de culpar a los partidos políticos  de lo mal que estamos.

Sinceramente, si el poder es del pueblo, deberíamos estar de acuerdo en dos cosas:

– Nadie puede “bajonear” a ningún congresista muy a nuestro pesar.

– No deberíamos estar tan tranquilos con eso de eliminar el voto preferencial. Es entregar parte de nuestro poder a los partidos políticos de gratis.

Mi alternativa sigue siendo desde hace mucho tiempo la de implantar el voto facultativo, que si bien no lo cura todo (Colombia es el ejemplo donde los partidos “compran” votantes para que vayan a votar), pero al menos hace que la Democracia se vuelva un acto mas conciente y responsable.




    Leave a Reply

    Fill in your details below or click an icon to log in:

    WordPress.com Logo

    You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

    Twitter picture

    You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

    Facebook photo

    You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

    Google+ photo

    You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

    Connecting to %s



%d bloggers like this: