Sobre las encuestas


Casi a diario se escucha a los candidatos quejarse sobre sus posiciones en las encuestas poniendo como excusas los métodos y procedimientos de éstas. Pues si bien hay gente que puede hacer cualquier cosa y presentarla como encuesta, los estudios serios siguen una rigurosidad científica que es casi común a todas.

Primero, debemos entender que es la disciplina Estadística la que está detrás de estos procedimientos y parte de la idea es que el comportamiento de una población sigue un comportamiento definido. Esto suena a algo mágico, pero la Estadística es todo menos brujería, lo que sucede es que a pesar de los cambios que puede una decisión puede experimentar no es tomada totalmente al azar, sigue un patrón o distribución. Lo importante aquí es “conocer” a la población que vas a estudiar y esto se logra simplemente realizando muchos estudios. Es por eso que más confianza da es una encuestadora que tiene mas tiempo en el mercado, porque han tenido tiempo para “ajustar” la distribución o el modelo a la población que estudian. Con esto, entonces, tenemos claro el primer paso: Identificar la distribución para el modelo.

El primer paso es super importante, porque la Estadística desde aquí exige un procedimiento riguroso que casi es seguido por todas las empresas. El siguiente paso es definir con que exactitud queremos realizar el estudio. Para los que hemos estudiado ingeniería se trata de establecer el valor de alfa, o porcentaje de error. Normalmente este valor de fija a 5% pero depende del tipo de estudio se puede aumentar o tal vez bajar. Significa que un valor obtenido en el estudio puede ser 5 puntos mayor o menor. Es tan importante este proceso por la sencilla razón que nos permite definir el tamaño de la muestra. Y aquí tenemos que detenernos:

  • El factor de error (alfa) es quien define cuál es el tamaño de la muestra que debemos tomar dada una distribución.
  • Es posible que una determinada distribución genere un tamaño de muestra muy pequeño para un mismo nivel de error. Esto es lo que cada empresa encuestadora tiene como su clave de negocio. Una encuestadora seria ajustará su modelo para hacer dos cosas: parecerse lo más posible al comportamiento de la población, y que requiera muestras pequeñas para la realización de estudios. En mi experiencia todo esto depende de la experiencia de cada empresa.

Con esto completamos el segundo paso: Establecer el nivel de error y por lo tanto, el tamaño de la muestra.

Comenzamos aquí un tipo de trabajo que se llama diseño de experimentos, donde lo que se busca es capturar el comportamiento de la muestra con la mínima de interferencia. Es por esta razón que normalmente no vemos a los famosos encuestadores por la calle vociferando. El hecho de que el encuestado  sepa que está en una encuesta es una razón para invalidarla pues puede generar que la persona no revele su real comportamiento. Si bien es cierto que es casi imposible, hay métodos para minimizar éste impacto y que también depende de la experiencia de cada empresa.

Finalmente, se hace un control de calidad de los resultados para lo cual también hay métodos establecido por el diseño de experimentos, a fin de comprobar que los resultados corresponden a la distribución o el modelo fijado desde un comienzo. Es posible que ciertos resultados sean rechazados y hay fórmulas para identificar  “datos manipulados”. Lo mas común es hacer este  control por zonas pequeñas para facilitar el trabajo.

Así que para matar todos los comentarios raros de políticos picones que se escucha por los medios debemos decir:

  • El tamaño de la muestra no afecta la calidad de los resultados. Una encuesta hecha a 1000 encuestados no es necesariamente mejor que una hecha a 500.
  • A fin de evitar desviaciones, los encuestadores son por principio “casi” invisibles, a menos de que se trate de estudios particulares como “simulaciones” con votos pero se realizan por lo general faltando poco tiempo para elecciones. Cuando dicen “No veo a los encuestadores” es mas bien una buena señal.
  • “En la calle veo otra cosa” es una expresión que depende de la concentración de las tendencias en una población. Con 0.001% puedo llenar un estadio y eso significa que he sido eficaz en juntar a todos mis simpatizantes. Un gentío no es una tendencia
  • “No tengo plata para pagar a las encuestadoras” Un estudio si esta bien hecho sirve para todos los candidatos y además están bajo supervisión. Un estudio mal hecho no sirve para convencer a la población simplemente para engañar al ego del interesado.
  • “Los resultados no valen. Yo estaba bajo y al final gané”. Los resultados de una encuesta son una foto del día, no se trata de un pronóstico. Su valor depende de la época en la que se realizó el estudio y permite analizar las acciones que hemos desarrollado y evaluar su utilidad para la causa. En ese punto, mas importante que un resultado es la tendencia para lo cual se necesita mas de un resultado.

Finalmente, mi recomendación es comparar los resultados, porque, como ya les expliqué, cada empresa tiene cierto valor en su experiencia así que cada una tiene valor por si mismo. Además, mas importante que el resultado, es la tendencia.

Tengan en cuenta todo esto porque la ciencia sirve para algo, así que no es justo que ignorantes falten el respeto a gente que ha estudiado y siguen un proceso científico.




    Leave a Reply

    Fill in your details below or click an icon to log in:

    WordPress.com Logo

    You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

    Twitter picture

    You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

    Facebook photo

    You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

    Google+ photo

    You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

    Connecting to %s



%d bloggers like this: