Posts Tagged ‘ppk’


En el debate presidencial de la semana pasada, la candidata Keiko Fujimori hizo alusión a una décima de Nicomedes Santa Cruz para resaltar el hecho de que Pedro Pablo Kuczynski la apoyó el año 2011. Y ahora en este último debate, se trató de devolver la alusión pero ahora en forma negativa.

Creo que es totalmente injusto que se quiera manosear de esa manera la memoria de un gran exponente del folklore nacional que nunca quiso ser parte de la política y que tampoco necesitó.

Su décima “La pelona” es un pedido de autenticidad, y tal como lo dice, en contra de la huachaferia, o el afán de imitar a otros para pretender lucir mejor. Un llamado a la honestidad que vale para todos, y mas aún a la política.

“Como has cambiado pelona!!” es una forma de decir “deja de pretender ser alguien que no eres”, “sé auténtico” según la décima tan conocida de Santa Cruz. Por lo tanto, cuando decimos “Tu no has cambiado pelona!!” tendría que expresar que la persona aludida se ha mantenido auténtica. Pretender que signifique que alguien se ha mantenido siendo ella misma denota que no ha entendido el afán que Nicomedes Santa Cruz se tomó al escribir la décima popular.

¿Qué candidato usó bien la frase y quién no? NO IMPORTA. Lo que importa es que respetemos la obra de grandes peruanos que se esforzaron en comunicar lo más profundo de la cultura popular.

Advertisements

Como muchos profesionales en el Perú yo estaba a favor de PPK y estoy decepcionado por los resultados donde se perfilan Ollanta y Keiko. Esperaba algo distinto, sin embargo, la realidad me ha estrellado en la cara y me muestra una realidad mucho mas preocupante que es necesario atacar lo antes posible.

La candidata Juliana Reymer durante uno de los debates dijo “Y a esta chola quien la incluye?” y tenía mucha razón.

Cuando uno está en la universidad, le dicen que uno es el futuro del país y que depende de nuestro trabajo sacarlo adelante. Y por muchos años nos creímos eso. Estudiar duro para luego trabajar duro porque nosotros teníamos la responsabilidad de crear el progreso. Es entonces, que nuestra generación se dedicó a crear grupos en las redes sociales, cadenas de email, manifestaciones públicas y demás actividades para promover a PPK y eso estuvo muy bien. Tampoco faltaron los eventos en las universidades y demás. Todo un ejemplo de como mover las redes sociales. Faltó poco para ponerme el simbolo de PPK en el perfil de Facebook.

La realidad es que todo eso estuvo muy bien, pero lo que generó es que el mensaje de progreso se difundiera en un círculo aún cerrado de personas en el Perú que están preparadas y sobre todo, tienen acceso a las redes sociales y a todo ese mundo.

Si bien la campaña en medios digitales estuvo bien dirigida, falló en justamente el tema de inclusión. ¿Cuánto se hizo para incluir a personas como Juliana Reymer en la movida? o mejor ¿Cuánto se hizo para incluir a personas que no tienen los medios para pagar su acceso al mundo digital?

Los resultados del domingo son una muestra que si bien nosotros los profesionales tenemos una responsabilidad con el país, no somos los dueños de su destino. Los dueños del destino del país son aquellos que sobreviven con sueldos de miseria y que están hartos de escuchar que el Perú está mejor y que sin embargo no tienen para enviar a sus hijos al colegio y ni hablar de enviarlos a la Universidad. Aquellos que viven sin poder pagar Internet en sus casas, y menos hablar de tener un smartphone con acceso a Facebook, o que ni siquiera saben lo que es un Blackberry. Personas que viven en provincias, pero que también están en Lima y se dan cuenta que algo no cuadra. Que no entienden que subir el sueldo mínimo vital puede sonar bien pero que a la larga generará inflación y precios subiendo (coge esa flor Alan!!).

Esto no es nada nuevo. Si repasamos un poco en la historia, el Perú se ha dado el lujo de despreciar a Vargas Llosa, a Pérez de Cuéllar y ahora a PPK como presidentes quienes levantaban la bandera de la modernidad. Sólo Dios sabe si hubieran sido lo mejor para el país pero si eran las opciones que mandaban “los libros”. El problema fue siempre que sólo uno grupo de peruanos pudieron leer los libros porque el resto no podía completar el colegio o pagarse la universidad.

Lo primero que debo concluir es que necesitamos un poco de humildad para reconocer que a pesar de nuestra preparación y recursos, por más pequeños que sean, somos tan peruanos como los que no tienen y están en todo su derecho de expresar su opinión. Nuestra obligación ha de ser, como hemos hecho todos estos años, la de trabajar tan duro como siempre pues eso es lo que hemos hecho y ha demostrado que es una buena alternativa.

Lo segundo y mas importante es el tema de la inclusión y para esto creo que es mas que urgente una reforma educativa que permita el verdadero acceso a la formación humana de todos los peruanos sin importar quien sea. Y para esto hay que ser brutalmente honestos: la educación pública apesta y que sea gratuita la hace apestar aún mas. El Estado tiene la responsabilidad de brindar una educación de calidad pero también el pueblo tiene que comprometerse. Y esto no quiere decir que se tenga que negar el acceso a quienes no tengan para pagar, mas bien significa subir el nivel en los lugares donde hasta ahora no se ha puesto atención. El objetivo es formar una nueva generación de peruanos que sepan analizar lo que conviene y lo que no conviene para todos, y que sea capaz de salir adelante gracias a sus capacidades personales. Debemos desterrar de una vez por todas a Pepe el vivo, al criollo, a aquel que tiene la estúpida idea que saltarse la cola lo convierte en el ser mas importante del planeta cuando en realidad aumenta su miseria interna.

Es mediante la educación y con la formación integral de las nuevas generaciones de peruanos que saldremos adelante, con objetivos claros y con contenidos adecuados y con la tecnología a medida.

Las computadoras conectadas al Internet no sirven sin un plan adecuado de aprovechamiento, y para eso hay que formar tanto al profesor como al alumno.

Tan sólo con la educación haremos el salto pues los candidatos ya no podrán vendernos el cuento de que estaremos mejor estatizando empresas o con planes asistencialistas que a la larga no generan desarrollo. Nos daremos cuenta realmente que los beneficios inmediatos cuestan caro a la larga. En conclusión, nadie nos podrá manipular ni tampoco olvidaremos fácilmente las catástrofes que hemos vivido en el pasado y sabremos que hacer para no repetirlas.

De esa manera, nuestra comunidad será mas grande y estaremos mas conectados. El Internet o cualquier otra tecnología que aparezca será simplemente una herramienta mas para reafirmar lo que ya será un hecho real.

Sólo cuando tengamos un pueblo educado, podremos hablar de una nación unida y de un desarrollo real. Ya lo saben los candidatos que quedan para la segunda vuelta y es algo que debemos exigir sin demora.





%d bloggers like this: